ciddmx
“Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies”. OK | Más información

Creación de un mercado consumidor de diseño: tarea pendiente

El año de 1968 la Universidad Iberoamericana abre la carrera de Diseño Gráfico, siendo la primera en crear un programa a nivel licenciatura para la preparación de profesionistas en el campo del diseño, como consecuencia del impacto que éste tuvo con la Olimpiada y de la identificación de necesidades para el ejercicio del diseño en una sociedad más moderna y de crecimiento demográfico y económico. La Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana y la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes hacen lo propio en los años 1973, 1974 y 1975 respectivamente.

Hoy, 47 años después, son 332 las instituciones de educación superior las que imparten como parte como parte de su oferta educativa, la carrera de Diseño Gráfico. Se puede decir que, en prácticamente todo el territorio nacional, hay una Universidad o Escuela que imparte la carrera, ya sea a nivel licenciatura o a nivel técnico.

Si consideramos las cuatro instituciones de educación superior mencionadas como las pioneras en la formación de profesionales del diseño, entonces estaríamos hablando que en estos 47 años, la oferta educativa de instituciones en la formación de diseñadores gráficos creció 8,300%. Desde luego que esto parece un dato erróneo, sin embargo es la realidad. La profesión creció de forma impresionante, lo cual podría considerarse un buen dato pues cualquier crecimiento en la educación sería digno de elogios.

Sin embargo hay un aspecto fundamental que debe considerarse, no solo en el diseño, sino en cualquier profesión, y es lo relativo al campo laboral. De nada sirve la formación de cuadros de profesionistas si éstos no encontrarán un trabajo que corresponda a su formación y preparación, a través de una remuneración adecuada por los servicios y beneficios que proporciona a la sociedad, a las empresas y a la economía del país.

Viendo el desorbitante crecimiento en la formación de profesionistas en el campo del Diseño Gráfico, tendríamos que pensar en un crecimiento similar en el mercado consumidor de diseño. Sin embargo, no es algo en lo que las Universidades y los propios diseñadores hayan pensado como una actividad estratégica en el gremio de los diseñadores. ¿Cómo fomentar el crecimiento de un mercado demandante de diseño? ¿A quién le corresponde esta función? ¿Al gobierno, a las empresas, a las asociaciones profesionales de diseñadores o al diseñador en lo individual?

En los múltiples programas de gobierno, incluyendo el famoso pero ambiguo Plan Nacional de Desarrollo, que se hace al inicio de cada sexenio en este país, así como otros muchos programas de dependencias gubernamentales, jamás he escuchado, salvo excepciones que recientemente vemos por allí y que comentaremos en el futuro, que se mencione al diseño, no solo gráfico sino en cualquiera de sus expresiones, como un factor estratégico para el desarrollo de este país.

Tampoco las empresas privadas y sus asociaciones se han ocupado del tema de la creación de mercado para el diseño y lamentablemente nos encontramos con la misma situación en lo referente a las diversas organizaciones y asociaciones de profesionistas de diseñadores.

Esta apreciación la hago no solo para referirme a los últimos años, en los que podríamos encontrar algunos esfuerzos en la promoción del diseño como serían, para citar algunos, dicenJALISO Consejo Promotor de Innovación y Diseño y los premios Quorum, a lo mejor del diseño, sino a los 47 años de historia del diseño gráfico en México, en los que se ha hecho muy poco para la generación de un mercado consumidor de diseño profesional.

Cada gremio debe ocuparse por asumir un papel protagónico en la sociedad y sobre todo en la actividad económica de un país. Esto implica un acercamiento constante con las fuerzas económicas conformadas esencialmente por las empresas, que son el motor de las economías de mercado y las que, está demostrado, son las únicas que podrían generar los trabajos requeridos para que se lograran los niveles óptimos de desarrollo y bienestar para toda la población.

Sin embargo el diseñador, ni en lo personal ni como gremio, ha hecho ya no digamos lo suficiente, sino lo mínimo para la generación de ese mercado que le daría vitalidad y crecimiento a las actividades profesionales de diseño. Los eventos que mayormente se realizan son de diseñadores para diseñadores.

Es necesario una mayor actividad del diseñador orientada a desarrollar ese mercado, dispuesto a consumir y pagar por los servicios de diseño. De lo contrario, el diseño seguirá en la crisis permanente en la que ha vivido a lo largo de estos 47 años, y con un panorama gris considerando el avance las nuevas tecnologías, que ponen al alcance de todos, las herramientas para hacer diseño, aunque no sea profesionalmente.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos