“Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies”. OK | Más información

Empresas igual a creación de valor

Comentábamos en una anterior entrega, que en las empresas es muy fácil perder el foco; es decir, que algunos dueños de negocio se olvidan de que el objetivo principal de una empresa, vista como una inversión es la maximización de la riqueza.

El complemento en la pérdida de ese foco que termina por agravar la situación de las empresas, es que también olvidan cual es la finalidad de la adquisición de activos; en términos financieros podemos decir que un negocio es una inversión en activos como son: maquinaria, bienes inmuebles, mobiliario, patentes, etc. cuyo propósito es la generación de valor.

Los activos, sobre todo los fijos como son la maquinaria, no están de ninguna manera para llenar huecos en una planta industrial, ni mucho menos para hacer las cosas que nos gustan o que sabemos hacer. Y en el caso del mobiliario, éste no se adquiere únicamente como adorno, comodidad o, efectivamente, para que la oficina no se vea tan vacía.

La función de los activos es la creación de valor; cuando parte de la inversión se utiliza precisamente en la compra de activos, no perder el foco significa que esos activos deberán ser utilizados para la generación de un producto o servicio que serán vendido en un mercado que los demanda y que al realizarse la operación de cobro la empresa comenzará a generar un flujo de efectivo, lo que significa en términos financieros la creación de valor.

Y es esta precisamente, la forma en que se maximiza la riqueza de la inversión. Los activos al servicio de la maximización de la riqueza; los activos como la fuente y principal generadora de recursos financieros.

Por ello es fundamental hacerse la pregunta antes de realizar cualquier gasto en la adquisición de activos: ¿En qué tipo de activos de larga vida debe invertir la empresa? y ¿En qué proporción? dicho en palabras sencillas, qué compro, en qué cantidad y sobre todo ¿Para qué? Imaginemos una empresa naciente que para realizar su actividad de negocio requiere de cierta maquinaria, pero definitivamente no puede comprar toda la que necesita para llevar a cabo sus procesos de producción, pues como pasa en la mayoría de los casos, los recursos financieros, sobre todo al inicio de una empresa, son limitados. Entonces qué hacer. Pues invertir, desde luego, basados en un sistema de información, en aquellos activos que puedan generar un flujo de caja con mayor rapidez y mayor seguridad. Dicho de otra forma, los activos que más nos garanticen la creación de valor.

He visto muchos pequeños empresarios que tienen máquinas paradas; los famosos tiempos muertos, que significan más que tiempos ociosos, pérdida importante en la creación de valor, es decir, falta de generación de flujos de caja; más aún, y no está de más enfatizarlo, una error en la toma de decisiones en la adquisición de activos.

Desafortunadamente no es algo que pase ocasionalmente; por el contrario, es algo que se da de manera constante, sobre todo en la micro, pequeña y mediana empresa (MIPyMES). Suele decirse que los mexicanos no sabemos gastar; bueno, eso se dice frecuentemente hasta de nuestro gobierno, pero eso es tema aparte.

No basta con tener recursos financieros. Es necesario tener una preparación financiera adecuada para determinar hacia donde se deben encausar esos recursos; de lo contrario hay una alta probabilidad de realizar inversiones equivocadas. Po ejemplo, a lo mejor se adquiere una máquina cuyo costo es alto en relación al flujo de caja que generará, y más si lo comparamos con otra máquina de menor costo pero que genera un mayor flujo de caja.

En próximas entregas espero tenga lápiz y papel para hacer algunas anotaciones numéricas sencillas, pero que nos permitirán empezar a ver la trascendencia de la toma de decisiones en los negocios. Nos llevaremos grandes sorpresas, de aquellas que cambian nuestra percepción, y provocan que no volvamos a ver las cosas de la misma forma.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos