La cultura financiera

Vivimos en un mundo donde reina el dinero. Todo en esta vida parece estar supeditado a ese invento humano sobre el cual se construyen las sociedades, los pueblos y las personas. Todas nuestras actividades, necesidades y aspiraciones parecen girar siempre alrededor del dinero. El eslabón que completa la cadena es la tendencia a la posesión de bienes materiales, los cuales se obtienen precisamente con dinero.

Ahora bien, como todo en la vida, las cosas son según el cristal con que se miran y el dinero no es la excepción; puede ser tan buen o tan malo según lo que se haga con él, o lo que él haga con las personas. Dice un dicho que había una persona tan, pero tan pobre, que lo único que tenía era dinero; y en un diálogo en la famosa película, considerada como una de las mejores en la historia del cine, El Ciudadano Kane, hay un diálogo interesante donde se dice más o menos así: “tener dinero es fácil, si es el único propósito que tienes en tu vida”.

Y qué decir de estas frases dichas por el ya icónico personaje Gordon Gekko, interpretado por el actor Michael Douglas en la película “Wall Street”, dirigida por Oliver Stone: “Cuando trates de dinero, controla tus emociones”, “Lo que importa es el dinero, el resto es conversación” y “No es por dinero, es el juego”.

Como vemos, el tema del dinero es tema central de las personas y de la sociedad, para bien o para mal. Ahora bien, por qué siendo algo central, se conoce tan poco acerca de sus orígenes, de su naturaleza y sobre todo de su manejo; resulta paradójico que, siendo el fundamento de las sociedades de consumo, de los procesos de intercambio y del recurso a través del cual se tiene acceso a los bienes y servicios, la mayoría de las personas conozcan tan poco sobre el dinero.

Podríamos decir que existe un analfabetismo financiero en la mayoría de la población mundial. Y al igual que un analfabeta que no sabe leer ni escribir, la responsabilidad en la educación de estos temas debería de ser responsabilidad del sistema educativo. Pero como muchos temas fundamentales en la vida, el tema de la cultura financiera brilla, pero por su ausencia en las aulas escolares, desde nivel preescolar hasta el nivel universitario.

Ya no hablemos de temas que hasta para el experto pueden ser complicados de explicar, sino de conceptos básicos que en mucho ayudarían a una mejor toma de decisiones en el manejo de las finanzas personales.

Es imprescindible que las personas accedan a una cultura financiera; pienso que así como existe el derecho a la salud, debería de existir el acceso al conocimiento de los fundamentos de las finanzas, para así comprender cuáles son los mecanismos sobre los cuales funciona nuestro sistema económico.

La importancia radica en el enorme impacto que tiene en la vida de las personas, de las familias y de la sociedad en su conjunto el manejo del dinero. Es muy posible que si las personas contaran con una cultura financiera, el sistema financiero mundial no sería el mismo que hoy opera. Hay un abuso de muchas instituciones financieras, relacionado con la ignorancia de las personas acerca del tema, sobre todo de la población más vulnerable y de menores recursos, lo cual constituye una falta de ética y muestra de insensibilidad humana.

Es necesario que si el conocimiento no llega a las personas, las personas tienen que ir en busca de él. Por eso y para iniciarnos en el tema y a manera de sugerencia, me permito recomendar una lectura amena, sencilla, pero no menos profunda y que ha estado al alcance de muchos lectores desde 1928, año en que fue publicado y cuyo autor es George Samuel Clason. Me refiero al libro, “El hombre más rico de Babilonia”, el cual se enfoca a darnos una serie de consejos financieros a través de fábulas y cuentos ambientados en la antigua Babilonia y cuyo personaje central es Arkad, hombre rico y próspero que enseña a sus amigos cómo es que logró su fortuna.

Lectura fundamental para iniciarnos en la formación de una cultura financiera. Esto con el propósito de motivarnos a saber más y de descubrir cuáles son los principios básicos de la prosperidad económica. El momento histórico es lo menos importante, pues veremos que los principios básicos de las finanzas y la prosperidad, son los mismos el día de hoy que hace miles de años.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos