“Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies”. OK | Más información

La importancia de los contratos en los negocios

Uno de los errores más frecuentes en los negocios al momento de establecer vínculos, sobre todo con los nuevos clientes, es la falta de documentación legal que sirva como evidencia de la relación comercial que se establece al requerir productos y servicios a un proveedor y que deberán ser pagados por el cliente.

Sabemos que todo proceso de intercambio es la base de una economía de mercado en la que hay ofertantes de productos y servicios y consumidores dispuestos a pagar por ellos.

Esto que parece algo sencillo, puede complicarse si no se cuentan con los documentos que permitan establecer de manera legal esta operación económica de satisfacción de necesidades.

Precisamente el comercio informal es un ejemplo de cómo esta operación puede carecer de las evidencias idóneas en caso de existir algún inconveniente de alguna de las partes. Sólo existe la confianza de ambas partes para llevar a cabo la transacción comercial. Una parte confía en que se pagará por el producto o servicio y la otra espera, que lo que recibe corresponda en calidad, servicio y funcionamiento, por el dinero pagado.

De ninguna forma se podría hacer algún tipo de reclamo al no contar con una evidencia de la forma en que se realizó la compra venta: una remisión, factura, póliza de garantía o contrato.

También existen otros documentos que pueden constituirse en evidencias de operaciones comerciales como son los pedidos, las órdenes de compra, los contra recibos, etc.

Sin embargo tenemos un documento que puede constituirse en una evidencia que puede mostrar mucho más de cuáles son las responsabilidades y compromisos que adquieren ambas partes, proveedor y cliente al momento de establecer un vínculo comercial.

Desde luego que lo más recomendable sería recurrir a los servicios de un abogado experto en el tema; sin embargo, aún y cuando fuera posible acceder a estos servicios profesionales, es obligación del empresario tener una cultura legal para supervisar que todo se lleve conforme a lo establecido por la ley.

Si no se cuenta con el experto en derecho, el propio empresario o profesionista debe saber cómo y bajo qué condiciones se puede realizar un contrato, sobre todo en lo referente a servicios, que tiene la característica de ser intangibles en algunos casos.

Empecemos por definir lo que es un contrato. Un contrato es antes que nada un compromiso acordado entre ambas partes, es decir que estamos partiendo de una ética personal donde los involucrados actúan de buena fe y bajo un marco moral. La confianza, el respeto, la honestidad, la probidad y la calidad humana son fundamentales.

Ahora bien, abocándonos a una definición más precisa, citaremos la de la Real Academia Española: contrato, pacto o convenio, oral o escrito, entre partes que se obligan sobre materia o cosa determinada, y a cuyo cumplimiento pueden ser compelidas; y el de la Enciclopedia Jurídica Mexicana: contrato, es un acto jurídico bilateral que se construye por el acuerdo de voluntades de dos o más personas y que produce ciertas consecuencias jurídicas (creación o transmisión de derechos y obligaciones debido al reconocimiento de una norma de derecho. Sin embargo tiene una doble naturaleza pues también presenta el carácter de una norma jurídica individualizada. Y finalmente, la definición llamada legal, establecida en el Código Civil para el Distrito Federal: artículo 1792, convenio es el acuerdo de dos o más personas para crear, transferir, modificar o extinguir obligaciones; artículo 1793, los convenios que producen o transfieren las obligaciones y derechos toman el nombre de contratos.

Como se puede observar, la esencia de un contrato es la certidumbre de las partes en la confianza y honestidad en el cumplimiento de los derechos y obligaciones.

Es fundamental que todo hombre de negocios y aún los profesionistas independientes, comiencen por tener una cultura jurídica a fin de identificar los momentos y las situaciones que requieran de un contrato para la venta de sus productos o la prestación de sus servicios, de otra forma, se estará en una condición de vulnerabilidad que puede desembocar en resultados altamente perjudiciales para alguna de las partes.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos