La tecnología en el diseño

La evolución del diseño necesariamente ha tenido que pasar por la evolución de las herramientas de que dispone para resolver los problemas, y los requerimientos que se le plantean en su ámbito laboral. Si bien, el principal elemento del diseño se podría decir que es el acto creativo, cualquiera que sea el método utilizado, sólo se puede concretar el objetivo del diseño cuando se convierte en un producto o servicio, que será recibido y consumido por el público o mercado para el cual fueron creados.

Durante todo el proceso de diseño es indispensable el uso de herramientas, las cuales no sólo han influido en la forma de llevar a cabo el proceso, sino también en diferentes aspectos como son: el perfil del diseñador, las habilidades para crear, que van desde la psicomotricidad hasta los procesos de pensamiento, los tiempos de producción, las instalaciones de trabajo, la forma de abordar los problemas de diseño y los costos del diseño.

Para ejemplificar esto podríamos decir que el avance tecnológico influyó de forma contundente en las habilidades psicomotrices del diseñador; pasar del “restirador” a la computadora parece algo intrascendente; sin embargo es evidente que las habilidades requeridas y en consecuencia el perfil del diseñador cambian, así como los procesos del diseño.

Entre los llamados procesos: diseño-dibujo y diseño-programación de sistemas, hay toda una línea de investigación para comprender a fondo los procesos de diseño y su impacto, no sólo en el ámbito profesional, sino también en lo social y cultural.

La brecha, que a veces parecía abismo, entre los procesos creativos del arte y el diseño con la tecnología prácticamente desapareció. En el diseño, aún y cuando se recurra a métodos artísticos situados en el procesos diseño-dibujo, como son precisamente el dibujo a mano alzada para bocetar y elaborar algunos prototipos, en algún momento y de manera inevitable, se tendrá que llegar al uso no solo de la computadora, sino también de herramientas tecnológicas para llevar a su máximo desempeño el producto de diseño: scanner, cámara fotográfica, impresoras, tabletas de dibujo, equipo de video, simuladores; y todo el “software para diseñar”, que incluye toda una extensa variedad de herramientas para resolver problemas de diseño gráfico, industrial, arquitectónico, de interiores, de modas, etc.

Es innegable que los procesos de diseño están regidos por la tecnología. Las preguntas son: ¿hasta dónde el diseñador puede ser víctima de esa tecnología?, ¿cómo esa tecnología está transformando la práctica del diseño? y finalmente, ¿cuál debe ser el papel del diseño en este entorno tecnológico?

También esa tecnología ha terminado con las brechas entre las profesiones o áreas del conocimiento. Las carreras tecnológicas, hoy como nunca, están inmersas en la solución de problemas de diseño. Los puestos de trabajo buscan ser cubiertos por perfiles que hasta hace pocos años parecían ajenos unos de otros; los ingenieros en sistemas, los programadores, los matemáticos aplicados han entrado directamente, y en algunos casos mejor preparados y con más herramientas, en el ámbito del diseño.

El nuevo diseño en un entorno tecnológico está requiriendo, más aún, exigiendo un nuevo perfil, y en consecuencia, un nuevo enfoque en la formación profesional de los diseñadores.

La tecnología llegó para quedarse; pensar que sólo es una herramienta, es ver la situación de forma superficial. Pensar que una computadora y un software son igual que un lápiz o unas pinturas de acuarela, es quedarse en la superficie de un fenómeno, que está transformando radicalmente los procesos de diseño.

Aún hay mucho que investigar sobre el impacto de la tecnología en el diseño; es necesario evaluar las transformaciones que se han dado en todos los ámbitos y que no se limitan al proceso creativo, sino que van más allá: relaciones con el cliente, costos, procesos de producción, derechos de autor, contenidos, originalidad, y uso de material prediseñado para su intervención.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos