Una historia sin fin: Las empresas familiares II

Como mencionamos en el artículo anterior, la naturaleza familiar de prácticamente todas las empresas en México, es un factor clave para entender su éxito o fracaso.

Separar el laso emocional que implica la relación familiar, es un reto casi imposible de manejar en la mayoría de las empresas; no es poco frecuente ver que, como en todos lados, en la empresa familiar puede haber algún tipo de malversación de los recursos financieros; pero ¿cómo actuaríamos si se tratará de un empleado el que lo hiciera, o bien, fuera nuestro familiar, cualquiera que éste sea, el que lleva a cabo ese abuso o delito?

Pues bien, ese mismo problema se traslada a todas las acciones dentro de los negocios: ¿Cómo darle órdenes al hijo? ¿Cómo hacer un llamado de atención a la esposa ante un error importante? ¿Cómo exigirle de forma imperativa resultados al yerno? ¿Cómo pedirle cuentas claras al sobrino ante una duda de números? ¿Cómo descargar la furia de un mal día con el hermano?

Y más aún, ¿Cómo separar todo esto del entorno familiar? Como vemos, la situación no es fácil. Sin embargo es una realidad. Las empresas familiares se enfrentan todos los días ante este tipo de situaciones y afectan directamente los resultados de la organización.

No olvidemos que toda empresa tiene objetivos precisos y claros que la hacen viable: rentabilidad, eficiencia, eficacia, productividad, calidad y competitividad.

¿De qué forma estos objetivos son alcanzados u obstaculizados por la presencia de miembros de la familia en la operación, administración y dirección de las empresas?

Es precisamente un reto para el dueño o director general hacerse y contestar estas preguntas. ¿De qué forma está incidiendo la familia en el negocio? Es muy importante dar este primer paso. No es fácil hacerlo, aún y cuando, quienes no somos miembros del núcleo familiar lo hacemos ver a los dueños.

En mi papel de consultor de pequeñas empresas he tenido la oportunidad de observar todo tipo de situaciones: los familiares que literalmente le roban a la empresa, por mencionar el de mayor impacto, hasta situaciones tan “naturales” como el que no respetan las políticas de la empresa; no tienen horarios establecidos, llegan y se van a la hora que quieren y cuando quieren, son ilocalizables, se saltan las líneas de autoridad y las jerarquías, incumplen los procedimientos establecidos o simplemente se los “saltan”. Dan órdenes a personal que no está bajo su línea de autoridad; hacen uso del tiempo laboral de los trabajadores para funciones y actividades que no les competen; hacen uso de los recursos de la empresa para cuestiones personales, etc.

Como mencionamos en el título del artículo, esta es una historia sin fin. Es prácticamente imposible que las empresas mexicanas cambien de la noche a la mañana y dejen de ser negocios familiares. Por eso la forma de abordar es sencillamente la siguiente: si no puedes con el enemigo, únete a él, es decir, que aceptando esa naturaleza, ¿cómo podemos convertirla en un punto potencial de mejora para la organización? ¿Cómo aprovecharla para el logro de los objetivos empresariales?

El primer paso es la profesionalización y capacitación.

Sí. Si tengo que tener a un familiar en la empresa, lo primero que debo exigirle sin posibilidad de negociación, es que esté preparado, y más que eso, que esté excelentemente preparado para el puesto que va a desempeñar y cuente con las habilidades y competencias para asumir la responsabilidad asignada.

No podemos inventarle puestos al familiar. Debemos de estar completamente seguros de que está capacitado para realizar las funciones que se le asignarán. Que cuenta con las habilidades necesarias para lograr los objetivos y las capacidades para realizar las tareas y actividades encomendadas. Esto es, por lo menos, un buen principio.

CIDD Centro Interactivo de Desarrollo





  • Acerca de nosotros

    CIDD, Centro Interactivo de Desarrollo SC, es un proyecto de mejora permanente en el campo del conocimiento y la educación, dirigido a las personas y a las empresas, a través de programas que demanda el mundo globalizado y el nuevo entorno laboral.

    Rompiendo esquemas obsoletos y cambiando paradigmas, un grupo de profesionistas en diferentes áreas: administración, negocios, mercadotecnia, ingenierías, diseño, psicología, educación y pedagogía, nos abocamos al diseño de programas que respondan a la celeridad y transformación del conocimiento, el cual ya no puede esperar años para formar a los nuevos cuadros que demanda, no solo el mundo laboral, sino la sociedad en su conjunto.

  • Galería Instagram

  • Diplomados y Cursos